viernes, 15 de enero de 2016

Todas las palabras que no me han dicho. (Reseña1)


Autora: Véronique Poulain
Editorial y año: Nube de Tinta, 2015
Páginas: 140

Resumen:
Fresca, intimista e infinitamente cómica, Todas las palabras que no me han dicho es la nueva novela revelación en Francia, donde ha vendido más de 50.000 ejemplares. Ser adolescente no es nada fácil, y menos aún si, como Véronique, se vive con un padre y una madre un tanto especiales, que no puede comunicarse como el resto del mundo. Fuera de las paredes de su casa, la gente cuenta historias, se enfada, ríe y ama. Los padres de Véronique también hacen todo esto, pero con las manos: son sordomudos. Las pequeñas anécdotas e historias familiares son tan irreverentes como reflexivas, tan sencillas como profundas, tan singulares como cercanas a nuestras experiencias. De lo que podría haber sido un drama, Véronique Poulain hace una comedia: un libro único sobre una familia que también lo es. 

La crítica ha dicho...
«Una pequeña joya.» Femme Actuelle 
«Divertido, cruel y conmovedor.» OuestFrance 
«Una magnífica declaración de amor filial.» Libération 
 
Mi reseña:


Este libro ha sido, como poco, uno de los libros que más me ha gustado de los que he leído recientemente. Sin duda una buena manera de empezar el año.


Lo cierto es que es un libro muy sencillo y breve, pese a constar de 140 páginas no es una historia “homogénea” sino que la autora va narrando diferentes hechos de su vida. Al estar escrito de esta forma su lectura es muy rápida, de hecho os lo podréis leer perfectamente en dos horas.

Pese a ser sencillo no os equivoquéis, tiene muchas horas de reflexión detrás. Consigue mostrarnos una realidad que nosotros no tenemos costumbre de percibir ya que no es algo que forme parte de nuestra realidad. Nos ayuda a empatizar y a acercarnos a algo que antes siquiera considerábamos. 


A lo largo de todo el libro nos cuenta historias divertidas, otras más tristes sobre lo que le sucedía en el día a día. Además, uno de los aspectos que más me ha gustado de todo es que no muestra solo su cara de la moneda si no también la de sus padres. Hace que el lector reflexione sobre un tema en el que no pensamos a no ser que sea algo muy cercano a nosotros. De hecho hasta la lectura de este libro no me había planteado la cantidad de problemas que puede tener un sordo o un sordomudo para llevar una vida “normal” sin tener que depender de nadie. 


En resumen: es un libro con un trasfondo muy tierno que consigue en muchos momentos sacarte una sonrisa o una carcajada; aunque en otros haga que se te ponga la piel de gallina. Además, como os he dicho, tras su lectura todos deberíamos tener un tiempo de reflexión y releerlo. Es una lectura que se disfruta muchísimo y vale 100% la pena.




                    
 








No hay comentarios:

Publicar un comentario